Un micrófono de estudio barato para hacer streams y podcast

· 3 min de lectura
Un micrófono de estudio barato para hacer streams y podcast

¿Hace falta un buen micrófono para hacer stream en Twitch o YouTube? Respuesta corta: No. Te vale cualquier micro. Hay streamers como elxokas, con decenas de miles de seguidores, que utilizan un micro de diadema sencillito. Si la calidad no te preocupa, puedes usar el micro del portátil o incluso el de tu móvil.

AHORA BIEN, si te preocupa la calidad pero no tienes claro qué micro necesitas, sigue leyendo:

A mí me preocupa, no me gusta hacer las cosas de cualquier manera. ¿Un micro de calidad me asegura el éxito? No, pero sí te define como streamer. Todo lo que utilizas y todo lo que dices te define como streamer: el fondo, la cámara, los overlays...

Mi presupuesto máximo era de 100€, y ya era bastante, por lo que acabé debatiéndome entre el NT-USB Mini de Rode y el Uber Mic de M-Audio. Los dos son muy buenas opciones y me estuve escuchando cómo sonaban. Pero por el camino se me cruzó este Fifine a través del que podéis escucharme en los directos. Más barato, unos 60€, y ya incluye el brazo, un filtro, etc. Un pack completo para streamers que empiezan, a fin de cuentas.

Fifine T669 con accesorios

¿Por qué me decidí por este aun a sabiendas de que el fabricante es chino y nada conocido? Dejadme antes que os explique antes un par de cosas de los micrófonos:

En general los micrófonos, no solo los USB sino todos, resumen su utilidad captando sonidos en los patrones polares, es decir, la sensibilidad de la cápsula. Esto hace que unos micrófonos sean más o menos sensibles al sonido ambiente, otros solo muy de cerca, etc. Cuatro de estos patrones más destacados son:

  • Omnidireccional: que es sensible en todas las direcciones, el ideal para grabar sonido ambiente.
  • Cardiode: uno de los más comunes, sensible solo por delante. Este fifine es cardiode.
  • Súper-cardiode: muy sensible de frente en un ángulo agudo, algo por los lados y un poco por detrás
  • Bi-direccional: capta sonido por delante y por detrás pero no por los lados

Un inciso: antes hablé del Uber Mic de M-audio. Ese tiene un selector para cambiar entre diferentes patrones polares. Suena a versatilidad, ¿verdad? Pues como todo, eso no tiene por qué ser mejor que un micrófono con un solo patrón. Como me aclaró mi amigo Juan Carlos Vélez haciendo una analogía con los objetivos de fotografía: "mejor un 35 y un 50 buenos, nítidos y luminosos, que un 24-70 guarro".

Entendidas las diferencias seguro que sabéis por qué compré un micrófono cardiode. Me interesa que se me escuche bien a mí y solo a mí.

El hecho de que hubiera ya varios análisis de este micrófono me dio a entender también de que no era un micrófono malo, una copia de mala calidad con pinta de buen micrófono. Aunque Fifine sea una marca china, este es un ejemplo de cómo han cambiado las cosas. Se ve que está bien construido para el precio que tiene, incluso los accesorios.

La caja de este fifine trae varios accesorios bastante útiles para no preocuparte por nada más en lo que a audio se refiere al menos por una temporada. El brazo, igualito que los flexos para estudiar, te ayuda a colocar el micro en la distancia perfecta, tanto para que el audio suene perfecto como para que no te moleste. También ayuda a amortiguar los golpes que puedas dar en la mesa o en el teclado. Si ya le incluyes el soporte anti-shock, tu micro va a quedar amortiguado por unas pequeñas gomas, evitando ruidos molestos en tu sonido. Y si ya le pones el filtro anti-pop, vas a parecer y a sonar como un profesional. Y solo te has gastado 60 euros. Si el brazo y el antipop te sobran, la caja también trae un mini trípode donde colocar el micro. Una opción para quien está moviéndose arriba y abajo.

Ojo, si sois unos frikis del sonido tenéis que ser conscientes de lo que estáis comprando: este es un micro que aunque suena bien, solo cuesta 60€. No va a ser mejor que uno que cuesta 200. Esto es importante matizarlo.

Escuchándolo, mi amigo Juan Carlos ya me dijo que notaba el umbral de ruido un poco alto. Pero claro, él trabajo en la radio y tiene el oído hecho a todos los matices del sonido, algo que la mayoría de los mortales no notamos. También creo que me lo dijo por sacarle alguna pega al fifine este...

Para este micrófono no vas a necesitar ningún hardware ni controladora externa. Enchufas el cable USB que también incluye la caja y ya estás funcionando. Yo lo he probado en Windows 10 y Mac y ningún problema. Sirve para hacer streams y para las videollamadas con Google Meet o Zoom. De hecho yo lo estoy usando para las reuniones de trabajo y ni un pero.

Resumiendo: si quieres darle un toque de calidad al sonido de tu voz y estás empezando en este mundillo como yo, esta es una opción muy recomendable para ti.